miércoles, 28 de septiembre de 2016

Cuyín

Hace poco se celebró el Día de la Bibliodiversidad en la Biblioteca del Callao en una actividad donde conocí a escritores, editores e inesperadamente también historietistas. El bibliotecólogo Sandro Tucto organizó el evento en donde se presentó Santiago Risso, escritor y promotor cultural quien brindó un taller para niños además de exponer su producción editorial. Pero lo que me sorprendió fue conocer a los hermanos Ataucuri, ambos escritores con un pasado dedicado a las historietas.

Semanas atrás había visto en un kiosko una revista de título "Los Legendarios Cuyes Guerreros", Esta historieta me hizo recordar a la colega Elizabeth Moretti y su  historieta "Adóptame", que, creo va por su cuarto número fanzinero. Y no puedo dejar de mencionar a "El Cuy" del famoso Juan Acevedo. Pero el patriarca de estas historietas de cuyes en nuestro país es nada más y nada menos que "Cuyín", una obra de Juan Ataucuri y Víctor Ataucuri. No lo conocía, increíblemente apenas hay un par de cosas en internet sobre éste olvidado personaje, pero es que su trayectoria es bastante dramática. 

Eran los años setentas (música de la época, por favor) XD El país era gobernado por militares y se estaba impulsando un proyecto educativo sin precedentes. En uno de los diarios que el gobierno expropió, se creó un suplemento para niños llamado URPI (Paloma en quechua) que salió a la luz en Diciembre de 1974. Los hermanos Ataucuri decidieron entonces enviar una colaboración. En ella aparecía su cuy salvando a una vicuña de un cazador furtivo. La historieta de una página se publicó en la revista Urpi N° 14, del 22 de Marzo de 1975, y gustó tanto que en el N° 15 la editora Gladys Padró escribió: “A los autores de Cuyín, la historieta del número anterior, les informamos que desearíamos conocerlos…” Que sentimientos habrán compartido los muchachos al no sólo ver su trabajo publicado sino también recibir tremenda invitación. Finalmente en la N° 18 del mes de Abril se publicaría la foto de “estos dos simpáticos jóvenes, dibujantes autodidactas y estudiantes del 5to de media”. 

Rápidamente los creativos colegiales pasaron a formar parte del equipo de profesionales del suplemento infantil, integrado por Charo Núñez, Nobuko Tadokoro, Patricio Andrade, Pepe Huerto, José Manchego, Jorge Bernuy y Víctor Cáceres, entre otros artistas y escritores. Y “Cuyín” se publicaba eventualmente  junto a otras historietas como “Urpito”, “Pucholo”, “Leyendas Incas””Popi y Pipo” y adaptaciones a la historieta enviadas por estudiantes de la Escuela Regional de Bellas Artes de Ayacucho. El suplemento fue un gran éxito: se distribuía a nivel nacional gratuitamente con el diario La Prensa y los días que salía, el diario triplicaba su tiraje. A veces los kioskeros escondían los ejemplares del día para venderlos al día siguiente, tal era la calidad y aceptación de su contenido que pronto fue la favorita de todos los niños del Perú


Pero tras un año de meteórica carrera el suplemento se canceló después de un golpe de estado que se dedicó a desmantelar las iniciativas del gobierno militar. De Cuyín solo se publicaron 10 páginas aproximadamente. Pero esto parece ser suficiente para dejar una marca indeleble en la historia de la historieta peruana. Una marca que la política y cosas ajenas al arte se han encargado de borrar. Y es que para un sector de nuestra sociedad lo que pasó en esos años no estuvo bien. ¿Y cúal fue esa marca indeleble? Pues que Cuyín influyó en otro autor, no tan joven, un director de la Escuela Regional de Bellas Artes de Ayacucho. Sus estudiantes envíaban historietas al suplemento. Estas tenían por protagonistas a animalitos peruanos como el puma, el zorrito, la huachua, el picaflor. Habiendo tanta fauna peruana él creó su personaje basándose en ... (redoble de tambores, por favor) ... Cuyín. Acaso prefirió aprovecharse de la efímera fama de los adolescentes Ataucuri? No lo creo tanto así, jajaja!. Lo que sí creo es que Cuyín merece un reconocimiento. Y al menos de mi parte ya lo tiene.

3 comentarios:

  1. Un hallazgo y re-descubrimiento que por motivos de cancelación pierde por poco toda difusión. El tema aquí nacional bien presente y marcado nos hacer notar las influencias de la época. Es probable que los hnos. ataucuri en pleno ciclo escolar decidieron dar una lección sobre otras creaciones ya impuestas en publicaciones.
    Esperamos más adelante poder encontrar otros trabajos que definan o hayan participado en este mundo de la historieta nacional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una época genial: En el mundo del arte o la literatura siempre se habla de obras fundamentales que fueron revolucionarias, y Cuyín vaya que lo fue. Marcó un antes y un después. En su época llegaban a Lima revistas Argentinas como Billiken al precio de 12 soles. Urpi era gratuita. Escritores como Francisco Izquierdo Ríos y poetas como Arturo Corquera trabajaron allí. Y lo mejor, como mencionas, era la identidad peruana. Por eso que cuando los hermanos Ataucuri mandaron su historieta hasta le dedicaron una página para presentarse ante los niños del Perú. Por que? Era un personaje basado en un animalito peruano. Y salvaba a una vicuñita! otro animalito sudamericano. Después de Cuyín, llegarían el resto de personajes basados en cuyes.

      Eliminar
    2. También nos invita a reflexionar sobre lo que se está produciendo actualmente donde la información cada vez está más al alcance de todos.

      R.

      Eliminar