domingo, 11 de enero de 2015

La vida por la caricatura

Nunca creí que por tus dibujos te podían matar. La religión no puede ser una excusa para reprimir a la gente, pero en algunos países parece que sí, hasta el punto de mandar sicarios fuera de sus territorios. Espero que esta clase de terrorismo nunca llegue a Perú. Ya muchas personas han muerto con nuestros conflictos sociales como para aguantar a unos extranjeros intolerantes. Hasta el momento las opiniones se dividen por un lado en que todas las religiones deben respetarse y por otro en que todo el mundo tiene derecho a la libertad de expresión. Difícil llegar a un consenso. Sin embargo lo que debe primar es el respeto por la vida, a fin de cuentas la humanidad es la base de todo. 

Mis respetos y admiración a los valientes dibujantes Cabu, Wolinski, Charb y Tignous, que fueron asesinados el miércoles junto otros trabajadores del semanario francés Charlie Hebdo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario