lunes, 1 de septiembre de 2014

Viñetas Subtes

El fanzine, es EL MEDIO al que la actual generación de historietistas le debe el único apoyo que puede esperar para publicar su 'chamba'. Y muy pocos deben conocer el origen de toda esta 'movida', por el tiraje limitado de las publicaciones. La realidad es que no se origina ni hace cinco años ni hace diez, bueno, tenemos que hablar de décadas. Todo esto nace más de dos décadas atrás. A mediados de los ochentas en pleno auge del movimiento de rock subterráneo. Hubieron revistas, por esa época también, pero morían al nacer. La música sin proponérselo dio un espacio al arte gráfico, y tuvo en una mujer a una de sus artistas mas destacables. Patricia Roncal, en 1986 tenía 26 años, había estudiado en Bellas Artes, y era la cantante de la banda "Empujón Brutal" donde se hacía llamar María T-Ta. Y hacía su propio fanzine "Punto de Placer" donde, además de presentar entrevistas y escribir reportajes a las bandas, hacía historietas. En un estilo Dadá, con un dibujo naif y empleando el collage, las historietas expresaban una orientación feminista. Sus personajes, mujeres explotadas, mujeres cucufatas, mujeres rebeldes, mujeres 'lisurientas'. Con esa actitud claramente subversiva para nuestra sociedad de entonces, lanzaba una dura crítica a las tradiciones y a las instituciones de la 'democracia'. Fueron años de violencia política, los grupos guerrilleros extendían el terror hasta la capital y la moda subte (botas y ropa militar, en algunos casos) era el detonante para las detenciones que no hacían objeciones con los artistas. Las filtraciones llegarían hasta los conciertos donde muchas veces las amenazas de muerte eran la invitación al proselitismo terruco. Tal vez fue esta confusión la que motivaría su alejamiento del país. María T-Ta murió en 2012 en Alemania. Sus historietas yacen perdidas en hojas fotocopiadas de algún estante rockero. En la web se ha subido algo. A la gente de su generación les resulta extraño su protagonismo. La gente que dibuja historietas ahora jamás la nombraría como su heroína. Solo yo me tomo el privilegio de esta dedicatoria, con el afán de reivindicarla en mi propia memoria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario